Sagitario

Tozal de levante


Sagitario

30 de diciembre de 2017

Acaba el año, y por sugerencia de Elías Abad, cambiamos la tradicional escalada de las Botris por esta otra actividad, de espectacular ambiente y más tranquilo. El otro compañero es Miguel Ortuño, que con esta vía, se estrena en este singular e imponente coloso. Baluarte  altanero como austero y exigente centinela, de sus afines y confines, mirando a ultramar y de reojo a la bella Ibiza, acaso anhelos primigenios de Titán confinado rememorando el Olimpo y sus geogónicos goces orogenésicos.




Vamos tranquilos, sin prisas, hasta desayunados. Mientras subimos admiramos (siempre lo hacemos), este conjunto rocoso y  monumental que dispara la imaginación y nos sustrae del urbano confor. 
Pese a que esta vía está considerada la más asequible del sector, a mi me parece la escalada perfecta para acabar el año, además, últimamente no voy muy fino y esta escalada se ajusta perfectamente a lo que me pide el cuerpo.

Llegamos a pie de vía bastante rápido y Elías comienza a prepararse para empezar. Hoy parece que va a hacer mucho calor, el bochorno a estas tempranas horas, ya es molesto, y empezamos en manga corta.


1er largo, 50m. 6a. Comienza Elías, por la izquierda de la Tijuana Brass (una flecha y S picada señala el inicio), por una vira diagonal a derecha y en seguida un difuso diedro canal que bordea por la izquierda un vertical muro crocanti que acaba cruzando hacia la derecha por el medio del crocanti, con algunos  pasos físicos y psíquicos, aunque bien equipados, para pasar a placa algo más compacta y fácil hasta la reunión.




2º largo, 30m. 6a. Sigo yo, por placa compacta hasta una vira-repisa intermedia, que se supera pasando un pequeño abombe con un paso técnico que hay que leer muy bien. Después un espectacular tramo de muro de berzas, como brócolis que emergen apiñados en la placa, crujientes al tacto y sobretodo a la pisada, y que no tanto por lástima de pisar las coles si no por miedo a que se tronchen, te hace subir  con mucha delicadeza hasta la reunión, en medio del berzal y bajo un imponente desplome-techo, donde fantaseamos con guasa mirando sus chorreras y estalactitas.




3er largo, 25m. Ae. Sigue Miguel, acometiendo con decisión el inicio y padeciendo en pleno desplome la falta de un segundo estribo, al punto de quedarse triangulado y bloqueado entre 2 seguros, con los cordinos de anclaje. Al final un repaso sereno y buena coordinación, además de mucha contractura lumbar, lo hace fluir, poco a poco y ajeno a nuestras alentadoras chanzas, hasta alcanzar la impresionante visera y salir de esta, a la placa y la repisa de la siguiente reunión. como lo disfrutaste Máquina !!!




4º largo, 30m. Ae. Continúa Elías, por placa desplomada a la que me anima para que yo pruebe en libre, jeje. Este tramo, obliga a algún paso, donde los seguros distan para chapar desde el anterior, la roca presenta algunos cantos y agujeros que sirven para pies y manos, aunque el tacto en general es liso y lavado. Aquí se nota la experiencia adquirida en el desplome anterior y la escalada es más fluida. Cuando empiezo, doy algún paso en libre, pero enseguida se me hace todo malo y lejano, lo veo durísimo, bastante más allá del 7b. Al final lo hago en A0 a vista, jejeje. En la reunión además de volada no cabemos.



5º largo, 35m. Ae/6a. Sigo yo, tras jugar un poco al twister tras varios achuchones y toqueteos consigo levantarme al principio por un corto y ciego diedro desplomado hasta un desplome mayor en placa. Saliendo después a una placa gris de pequeñas regletas que aun acero, hasta que se acaban los seguros, sigo en libre (que remedio), colocando un fisurero del que añorando las buenas sensaciones, aun me cuelgo, con el antebrazo petado. Después sigo en libre colocando algún cacharillo más que se queda muy bien, con algún seguro fijo por el camino, y por compacta placa gris hasta que llego a la reunión en una cómoda repisa.


6º largo, 45m. 6a+. Me ceden este largo, para que lo disfrute y yo encantado. Placa gris compacta con varios pasos finos muy bonitos. Al final un pequeño abombe y un paso que hay que leer muy bien y que yo no leo, tirando a lo loco, convencidísimo de que como es 6a siempre hay algún canto. Pero tras subir mucho pies con un duro bloqueo, cuando intento coger lo que parece una regleta de gotas de agua, resulta que no es ni relieve y apenas me da tiempo a recular un poquito, mientras caigo como un plomo con un refrescante volátil. Frustrante pero es lo que hay. Tras un breve reposo y lectura veo los escondidos agujeritos y cantos  que antes no  había percibido, en seguida, paso y después por una placa que progresivamente va tumbando, acabo con una trepada fácil en la cresta, montando reunión en unas carrascas. Después una corta trepada más por la arista y caminando hasta un lugar donde recoger trastos y colocarse las zapatillas..


Elías comenta el posible descenso por "el passet", yo lo que conozco como tal aquí, está muuuuy lejos, al otro lado de la cumbre, pero el lleva el track y efectivamente, tras saludar a varios grupos de descaradas cabras, comenzamos el descenso por vericuetos poco marcados (algunos mojones) del flanco derecho (mirando al sur) del primer y escarpado barranco que encontramos antes de subir a la cumbre del Ponoig. Tras pasar varios pasos sobre viras-cornisas fáciles pero escarpadas, llegamos al valle y al sendero, desde aquí y por primera vez, distingo sobre el Peñón de Ifach, la isla de Ibiza. . contentos como críos, seguimos el sendero, que nos conduce hasta el aparcamiento. 
Recogemos y poco después llega una pareja, también cansaetes ya, como nosotros, y que vienen de la Aravela. En cualquier caso traen cara de haber disfrutado mucho, como nosotros, y la empatía y afinidad hace amig@s.

Siendo la via más asequible de esta pared, no desmerece ni resta espectacularidad a la escalada, ciertamente,  el hecho de estar equipada, le da un toque doméstico a esta brutal pared, pero sin despersonalizar ni mermar en nada su carácter aéreo y salvaje . Vía practicamente equipada, donde algún friend (semáforo) y empotradores nos serán muy útiles.
Vía 5 *****
Enhorabuena a los aperturistas: Emili Perales y Manuel Bernabeu

2 comentarios:

  1. Enhorabuena Dani y compañía. Cada vez me engancho más a tu prosa... y a tus vias.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que te guste y que la disfrutes... aunque no son mis vías, ya quisiera. Me contento con vivir la experiencia de poder hacerlas. Un Abrazo!!!

    ResponderEliminar