Amor de odio - diedro Edwards, Gran diagonal


Amor de odio, Diedro Edwards

Gran diagonal

19 de noviembre de 2016

Enrique, para ir variando, tras estudiar la pared del Divino, me propone esta combinación de vías, ya hace tiempo que quiero ir al Divino, a mi me parece perfecto, además la combinación de vías para pasar el día es muy interesante. 
480 metros de escalada divididos entre el primer tramo y lo más relevante de la "amor de odio" y la vía del "diedro Edwards", en principio con la idea de salir por la "Mamtastic", cosa que variamos por varios motivos que comentaré.

Croquis realizado por Enrique.
Las 6:55, comenzamos la aproximación antes de amanecer. Por suerte encontramos la senda y no la perdemos hasta arriba, yo le recrimino a Enrique, haberme hecho madrugar tanto, si total vamos a llegar a pie de vía a obscuras y tendremos que esperar que empiece a clarear. 
La aproximación ha sido rápida, mientras nos equipamos y vamos viendo por donde va la vía, empieza a clarear y tengo que darle la razón a mi compañero, pues ya podemos escalar. Se van perfilando, a ritmo solar, las cumbres y los valles, al fondo el mar plateado, espectacular.
1er largo, 5+, limpio, reunión de spit, clavo y p.r., bajo la imponente bóveda, el inicio y el final del largo está claro. Comienzo por una placa compacta fácil, hasta un resalte donde tras valorar que hacer, decido continuar recto. Más arriba tras intentar pasar al diedro roto de la izquierda y ver el último seguro que tenía por debajo, (acojonaba el posible restregón), busco donde meter algo pero nada, y por no perder más tiempo, sigo recto y me enfrasco en una tétrica zona de bloques sueltos, con algún arbusto, donde consigo meter algo, y màs arriba, acabo levitando entre los bloques, tirando alguna piedra, evitando otras y abrazando los espinosos matojos como un faquir,  hasta llegar bajo la cúpula, sobre un espolón, a la altura de la reunión 1ª bis (la 1ª reunión queda en la canal 7-8 m. por debajo), pero separado de esta por una gran canal ,que tengo que destrepar y cruzar con un roce de cuerdas espantoso.

 Enrique subiendo el 1er largo, mal empezamos, menudo embarque.



2º largo, 5+ (6a podría ser) limpio, reunión de clavo y spit. Continúa Enrique, lo voy descolgando desde la reunión, hasta empezar una pequeña travesía-péndulo para coger a la izquierda una fisura de agujeros donde entran bien los seguros y por la que se asciende hasta la reunión.

 











Después me descuelga a mi hasta el punto más bajo y tras pasar a la vertical, me anclo en el primer empotrador y voy despasando las cuerdas de una en una, para poder ascender a la reunión. Mucho ambiente ya en este largo.

3er largo, 6b, con algunos clavos en los pasos clave, reunión de clavos. Sigo yo, disfrutando del ambientazo que confiere el precioso fondo hacia el sur, bajo la influencia de la enorme ceja que recorre casi todo el primer contrafuerte de la pared.
























 







4º largo, 5+, limpio, reunión con 1 clavo,  muy aéreo y estético. Sigue Enrique, disfrutando del patio, en travesía bajo los desplomes.


5º largo, 4+, limpio, reunión con un clavo. Tiro yo, entre bloques y tomando una vira hasta que acaba en un resalte sobre una canal herbosa, monto reunión al otro lado de la canal en unas compactas placas.
Enrique, en el paso final, casi llegando a la reuníon, saliendo de este largo de transición, para eludir por el extremo de la izquierda, la gran ceja, aéreo y con patio de mucho ambiente.

6º largo, 3+, Sigue Enrique por una canal de placas tumbadas herbosas y con un pasete en la canal-pedrera del final, también de transición para acceder a la gran terraza intermedia donde dejamos la "Amor de odio".

Desde la gran terraza, mientras tomamos un refrigerio, admiramos como crios el fastuoso paisaje, que es el fondo de este blog.



7º largo, 6a+,del diedro Edwards, con un clavo y con reunión a montar tras escojer ubicación (tampoco hay donde elegir),  de falsa apariencia tumbona. Le tira Enrique, apurando casi la cuerda, despues de mirar, remirar, analizar y cantar varios salmos impíos y pecaminosos, acaba montando reunión en el único sitio "seguro".

He aquí la apacible reunión: con un cordino en el pico de un bloque empotrado en la fisura, un mini empotrador muy mini, y lo mejor (a cañón), una uña, que da una trémula tranquilidad, y que nos hace sonreir con ironía, todo ello sobre una minúscula repisilla donde nos mantenemos de puntillas.


8º largo, 6b, con un parabolt, reunión con clavos. Continúo yo, con mucho tiento y sin aliento, pensando en la reunión y Enrique recordándome los detalles de esta para que no me caiga. Pronto empiezo a coser a discreción la fisura, que va ensanchándose y donde a partir de friend nº 0.75 de camalot, entra de todo a cañón, lástima que sólo tuviera el 1 el 2 y el 3, y ninguno repetido (el 4 vendría de perlas), por debajo de esto solo va bien al principio y llegando al final, que estrecha la fisura otra vez, hay que buscarle el apaño para que se queden con relativa confianza. A mitad del largo,  un parabolt a la derecha en una especie de rincón, camuflado y que casi me lo paso.

 
Enrique, disfrutando en el tremendo diedro que surca en diagonal el muro superior, dando la apariencia de una vira tumbada, que ilusiones...vaya ambientazo.

9º largo, 6a+, con un parabolt en una placa a medio largo, reunión muy confusa, con clavo. Sigue Enrique, por una serie de placas con tendencia a la derecha, próximas a la canal que surca la pared en diagonal, desde la gran terraza hasta el collado del extremo NO de la pared. hasta situarse en la vertical de un sistema de fisuras en la pared de la derecha. 

Aquí, las dudas revolotean como las nubes que a jirones nos envuelven, y que con rachas repentinas de fresco viento, nos rocian de tanto en tanto con una micronizada lluvia. El ambiente, comienza a tener un aspecto amenazante y baja la temperatura notablemente. A partir de aquí, la idea era seguir por la Mamtastic, pero miramos arriba, el sistema de fisuras de la continuación del diedro Edwards, tiene muy buena pinta, sería una pena no acabar esta vía con lo que nos está haciendo disfrutar. Por otra parte, el tiempo empeora por momentos, de la Mamtastic no tenemos referencias, si se complica la cosa, nos enmarronamos seguro, y sólo queda 2:30h de luz, como mucho.

10° y 11° largo,  que empalmo, en conjunto 6b+, con 2  parabolts en la salida del desplome del final del 11°, resto limpio. Reunión a montar en la base de una canal herbosa, un tanto incómoda.
Largo que comienzo con un paso duro de acceso a la primera placa por la que voy aproximándome a las fisuras de arriba, estas, se dejan equipar bastante bien con bicoins y algunos friends hasta el n° 2, el ultimo tramo antes del desplome, con micros, apretando mucho hasta pasar el desplome, físico y muy técnico, en el que definitivamente, Enrique me pierde de vista envuelto en la niebla, mientras yo apuro todo lo que puedo las cuerdas.
 
Él llegaría de entre las nubes, nuestras caras de satisfacción y de sabernos ya casi arriba, y con esta confluencia de factores que ensalzan la aventura. Formidable final como colofón.


12° largo, 5+, limpio y salida arriba, reunión a montar. Inicialmente le tira Enrique, pero obligado a subir por la parte derecha de la canal, pues yo había subido buscando donde montar reunión, y destrepado después de no ver nada medianamente óptimo, tras apurar toda la cuerda, dejando puesto un empotrador y la cuerda pasada.
Tras varios intentos con riesgo de darse un péndulo con estampado, ya cansado decide bajarse y que lo intente yo.
Lo intento y alehop!!, consigo pasar a la izquierda de la canal por un panzudo saliente, con acrobáticos movimientos de contorsionista (la vía sale de la canal, inmediatamente por la izquierda).
Apuro cuerda para salir de la pared. Arriba lazo un gran bloque y grito lo más fuerte que puedo: reunioooón!!!!!!, Enrique creo que no me oye, yo a él tampoco, tenso cuerdas por separado en el asegurador y le voy tirando para darle a entender que suba, al poco rato, ya puedo ir tirando de las cuerdas, mientras Enrique, va subiendo, con la última luz difusa entre la espesa niebla. las nubes nos envuelven, cae la noche, la bajada del Divino hasta el coche nos resulta un enigma, de día nos hubiera resultado fácil, rapelar o descender por la escarpada ladera, de noche y con esta niebla...
En la cima, recogemos iluminándonos con los frontales, la niebla es más densa, no se ve nada a 30 metros. Comenzamos el descenso intuyendo el cordal hacia el E por el que sabíamos que asciende una de las empinadas sendas para subir a la cima (la más fácil creo).
Mi frontal deja de funcionar, ha estado conectado accidentalmente gran parte del día, las pilas, aunque nuevas, ya están agotadas,  voy tropezando intentando aprovechar el halo de la luz de Enrique, mientras buscamos indicios de sendero. 
Nunca hemos bajado por aquí, y a nuestra derecha conforme bajamos se intuyen vacíos entre la densa niebla, pronto llegamos al borde de una pared, por su flanco E parece que da a un barranco, destrepamos dirección E, hasta llegar al barranco, descendemos por este, un resalte nos corta el paso, seguimos rodeando hacia el E, y Eureka!!!!! , encontramos un punto pintado y una traza poco marcada de sendero, como sabuesos, Enrique con la luz del frontal, yo con los claroscuros de la penumbra buscando zonas lineales entre malezas y pedrera, vamos de tanto en tanto descubriendo trazas y puntos, hasta que por fin, tras la mayor incertidumbre de esta aventura, llegamos al camino y poco después al coche.
Recogemos en un montón, nos hidratamos, nos subimos al coche y....- y la llave? ¿? -¿Queeee?, - no encuentro la llave; dice Enrique, - pero si has abierto el coche, estará en el maletero?...Tras una minuciosa y desesperante busqueda, nada, otra vez a buscar. Al final pensando que se haya caído en los alrededores del coche, palpando y con la cara entre la hierba, vamos buscando hasta que junto a la puerta del conductor, mimetizada entre piedras y matojos, la encontramos, vaya broma después de la bajadita!!
La vía ha sido una experiencia fenomenal  y  la bajada de la cumbre... un plus!!!!
Via: Gran diagonal 5 *****
( Amor de odio, abierto en enero de 1989 por A. Ballart, X. Cullel y Y. Sarrate)
(diedro edwards, abierta por M. Edwards y R. Edwards)