Cuádruple Indirecta

Ponoch

Torre de Enmedio


Cuádruple Indirecta


8 de diciembre de 2014

Extraño popurrí de vías que propone Enrique y que recorre el muro de la Torre de Enmedio por el lado izquierdo, combinando en 6 largos, algunos de los largos en libre de las vías:
Arista Suroeste, 2 primeros largos.
Depredator, 2 intermedios de la parte media-inferior.
Pegasus, 2 intermedios de la parte media-superior.
Manolo Tatxa, 2 últimos largos.
Vamos Enrique, Alejandro y yo, y como primera incursión en este muro, no está mal, así vemos lo que hay, por si nos diera por hacer más adelante alguna completa.



Croquis del mezclaico





















1er largo, 35m, 6a. Empieza Alejandro por la derecha de un pequeño contrafuerte y pasando por encima de este por la placa hacia la izquierda, siguiendo unas fisuras con bastantes clavos. Correspondiente al 1er largo de la Arista Suroeste.




2º largo, 60m. 4º. Continúo yo, saliendo en travesía a la derecha, a coger una vira tumbada y herbosa que asciende en diagonal a la derecha, cruzando varias vías hasta la 2º reunión común Depredator-Pegasus.



3er largo, 60m. 6a+. Sigue Enrique, por la Depredator, saliendo en diagonal hacia la izquierda a una fina placa con algunos seguros fijos, para ascender después recto por un diedro fácil hasta una repisa grande y herbosa.





4º largo, 50m. 5º+. Sigo yo, por la Pegasus, saliendo por placas, con algún paso fino, navegando y protegiendo, en travesía diagonal a la izquierda, para alcanzar por unos agujeros, el diedro rojo característico, muy descompuesto y delicado, hasta una gran oquedad.













5º largo, 45m. 5º+/6a. Sigue Enrique, por la izquierda del diedro, por terreno crocanti de autoprotección, con algún puente roca y un clavo. Pasando un resalte con una reunión en puente de roca y poco más arriba, bajo los grandes desplomes, saliendo en travesía a la izquierda con un parabolt, a una buena repisa-vira, por la que nos pasamos a la Manolo Tatxa.


6º largo, 60m. 6c+/7a. Sigo yo, directo a un desplome fisurado por su lado derecho, por donde salgo con pasos atléticos, a una compacta placa, después una fisura desplomada  que paso  por la izquierda y acaba en una repisa con reunión. Empalmo el siguiente largo y sigo hacia un fino diedro parcialmente ciego, con apariencia de tumbón al principio, pero muy vertical en su salida, que se realiza dando un fino paso sobre la placa de la derecha, para continuar por esta hasta arriba, por secciones ya más fáciles. Largos prácticamente equipados.

La vía se nos ha pegado, pese a los largos que hemos empalmado. Rápidamente recogemos y vamos a buscar los supuestos rápeles que nos dejan en el barranco entre la Torre de Enmedio y el Tozal, apenas subimos un poco, y vamos rodeando por terreno fácil sin exponernos, y al volver a la vertiente oeste, encontramos un rápel con parabolts y maillones. De aquí, llegaríamos en un estirado rápel (60m.), a una repisa diagonal al pie de una gran oquedad. descendemos con algún paso de destrepe muy fácil, por esta vira-repisa diagonal  hasta llegar al barranco. Después por este a buscar el rápel de descenso del barranco (60m.). llegamos obscureciendo al aparcamiento.
Escalada de aventura y buen menú degustación de las diversas  vías y posibilidades, que ofrece esta muralla muy poco concurrida.

Combinación de 4****