Triple Indirecta

Peñón de Ifach


Triple Indirecta

23 de diciembre de 2017                            

Luce un día claro, el sol rasga el horizonte levantino, tras un compacto telón de nubes. Pronosticaban algo de lluvia para hoy, aunque con el último parte de la mañana, parece que se quedará en intervalos nubosos, algo de lluvia para la tarde y sin viento. El paseo está tranquilo y parece que la predicción del día anterior nos ha dejado el peñón solitario, cosa que las vocingleras gaviotas, parecen que celebren  en algarabía marina, rasantes y bulliciosas sobre el arrullo de apacibles olas. 

En principio íbamos a la Miserables para combinarla con la Pilar López de Sancho, pero se me ocurrió que era mejor dejar esta combinación bastante guarecida, para una posible escalada exprés en caso de encontrarnos algún día, con viento como en días anteriores,  que pudiera incomodar en el resto de la pared. Al principio Enrique es contario a variar el plan, pues le gusta estudiarse la vía antes  y esta no la conocía, pero tras los argumentos iniciales, accede. Así que al final vamos a dar un tiento a esta zona central del muro SO. No obstante, sin mucha ilusión y cierta apatía…que me incomoda.


 Croquis de elev-arte y de matxinklimb


Esta vía en conjunto, es una combinación-degustación de algunos de los mejores largos de varias vías, la Gallego-Anglada, la Revelación y la Mistela, en principio y por error de apreciación, intento combinarla con la Línea Mágica. Una vez arriba, vería que implica un rápel de unos 25m. por la zona más herbosa, de la salida de los últimos largos de la Gallego-Anglada, y que desestimamos hacer, un tanto desmotivados y tan próximos a la salida.

He olvidado la cámara y mis fotos están realizadas con el teléfono, por lo que la calidad de las mismas es muy pobre.

 Croquis de Enrique

 
1er largo, 6b+/c. 30m.. Comienza Enrique. Tras hacer un reparto mental de largos, que pese a todo queda indiferente para mí. El primer tramo por placa hasta alcanzar una difuminada pero evidente vira que sigue hacia la derecha, con un paso en un abombe más destacado, poco antes de llegar a la reunión. Largo atlético y muy bonito que me pilla en frio y me deja los brazos más cargados de lo que esperaba. Creo que hoy no es mi día.



2º largo, 6c, 30m. De la vía Gallego - Anglada. Bastante equipado al principio y después cosas de época. Salgo hacia la derecha con un puente de roca, para enseguida ascender recto hacia una placa con parabolts y clavos, donde empieza el baile. Placa técnica y atlética de agujeros y regletas, con varios pasos seguidos y con algunos cantos que despistan y dificultan la lectura, que sumado a los antebrazos que traía del primer largo, me supuso el colgarme como un trapo, esto me enerva y alimenta mi desidia. Después una placa de 5+ en diagonal hacia la derecha me sitúa bajo un destacado diedro rojizo.


 


3er largo, 6a. 55m. Original de 5º con algún parabolt y clavo. Continúa Enrique por el corto y destacado diedro que acaba en una primera bóveda, y que Enrique cruza hacia la derecha y por error dejando a la izquierda la placa gris de la original, continúa por una ristra de parabolts, en placa desplomada, que resulta ser del 3er largo de la Mare Nostrum, hasta llegar a otra gran bóveda, donde en el extremo derecho está la reunión de la Revelación correspondiente a la vía que estamos.




 

4º y 5º largo, 6a y 6b+, total 45m. De la vía Revelación, y que empalmo en uno sólo. Semi-equipado con puentes de roca el primero y el siguiente con 2  parabolts y alguna cochambre que alegra a falta de otra cosa. Sigo por una fisura cascarillosa y roma, que dejo al poco yéndome a la derecha por una serie de bañeras y oquedades peñoneras, asegurando con puentes de roca, hasta llegar a una gran repisa bajo el emblemático diedro blanco. Paso la reunión y continúo con una pequeña travesía con un parabolt sobre placa bruñida, para alcanzar la base del diedro. Aquí un pequeño reposo y me recompongo el peinado mirando la pulida superficie de la roca, los cantos y apoyos del diedro, cerúleos y lisos repelen el ataque de bíceps, se impone un subir con técnica macFly, muy depurada. El roce a medio diedro se me hace insoportable, no puedo chaparme por encima del pecho. Tras colocar un friend, y subir un poco, al llegar al clavo me es imposible coger cuerda y chaparme con una mano, una vez chapado, descaaaanso, y superado el clavo la cosa mejora bastante hasta salir a una gran oquedad (de la Mare Nostrum), donde monto reunión, antesala de la gran bóveda a la izquierda, por donde van la Mistela, la Bóvedas de acero y la de Los Lunes al sol.

Sigue Enrique con una corta trepada de 15m.  a la 1ª terraza de la gran bóveda. 

Después continúo yo, con otra corta trepada de 15m. ascendiendo por lo más evidente, hacia la parte interior izquierda de la gran bóveda, y montando reunión en un parabolt.


 


6º largo, 6a+. 30m. De la vía Mistela, equipado con bolts. Sigue Enrique, por una placa de gruyer pródigo en patatas y agujeros, y bien equipada con parabolts. Con cierta tendencia a izquierda, cogiendo parte de los abombes más pronunciados de esta sección. Largo atlético muy bonito y disfrutón.

 

7º largo, 6b+/6c, 15m. De la vía Mistela, equipado con bolts. Sigo con tendencia hacia la izquierda buscando el filo superior de la gran bóveda, cada vez más desplomado, pero por buenos romos y cantos, pasando el borde por encima del gran desplome donde se concentra la dificultad y hacia la izquierda, para salir a una zona de placa gris ya tumbada, donde a escasos metros se monta reunión.

Aquí me percato de mi error al momento de evaluar la continuidad por la Línea Mágica. En cualquier caso, pese al buen día que nos acompaña, la apatía sigue en el ambiente, decidimos salir de la pared.


8º largo, 4º+, 50m. De la vía Gallego – Anglada, con algún puente de roca. Continúa Enrique, saliendo hacia la izquierda, por la cuarteada y tumbada placa de la derecha de un amplio y desdibujado diedro, que conduce a un pequeño collado en la pared, muy evidente, donde acaba este popurrí.


Hasta el peñón parece serio, el mar expectante, las gaviotas insolentes y los pocos turistas que encontramos de bajada, curiosos, y hoy, sólo una cordada en la Valencianos  aparte de la nuestra, en todo este simbólico y fastuoso monolito. A pesar de mi apatía y desgana, el cansancio acumulado de la semana, flojera y/o caguelo, o lo que sea que me ha tenido semi-agarrotado en los primeros largos, la combinación de la Triple Indirecta, me ha parecido muy buena.

5 *****


No hay comentarios:

Publicar un comentario