Manolo el carnicero - Gran diedro

Redován (pared de los coloraos)

        Vía:

Manolo el carnicero Abierta y equipada  por Paco, David y Botri

Gran diedro Abierta por M. A. García Gallego y A. Ortiz en 1978

Ambas vías sujetas a una polémica circunstancial, en torno a su equipamiento con parabolts, ya que en su trazado, existían vías previas de índole clásico, totalmente ajenas a la escalada deportiva equipada.

Estas vías, sin realizar el último largo de la "Manolo el carnicero",  con alguna que otra anécdota, ya las disfrutamos bajo la lluvia, Alejandro Javaloyes y yo el 12 de diciembre de 2014, narrado en la publicación: http://vericuetossilvestres.blogspot.com/2014/12/redovan-pared-de-los-coloraos-12-de.html

15 de octubre de 2017

Habíamos quedado Enrique y yo para ir a hacer un poco de deportiva supuestamente al Reconco, donde tenemos algo pendiente. No obstante, Enrique me pregunta por whassap: -"¿entonces vamos a depor, al Reconco?", y yo sabiendo las ganas que le tiene a estas vías, sin pensarlo dos veces, sonriéndome mientras le contesto, lo tiento: -"¿o vamos a Redován, al "Gran diedro"?", yo tengo ganas de apretar, y aquí el equipamiento es de parabolts y de 20 cintas por largo, o sea que como voy a caerme varias veces, no me haré pupa, es pura deportiva, pero con muuucho ambiente. Al otro lado, parece que Enrique se lo piensa (5 segundos), y me manda whassap: - "que cabrón, sabes que le tengo ganas, cómo me tientas, venga, va, vamos mañana a apretar", su resignación, es fingida, me río, porque sé, que también se le ha dibujado una sonrisa mientras leía la propuesta.
Cuando llegamos al aparcamiento encontramos a tres escaladores, tienen una montaña de material que están organizando, incluidos tacos de madera... Entablamos conversación y resulta que son clásicos aperturistas de muchas de las vías del lugar, conocidos y compañeros del Bo, y están abriendo un artifo del 15 por la zona más tétrica de los coloraos, que "huevos".


Croquis de Enrique Ortiz.






1er largo "el largo cascarilla", 7b, reunión volandera en un nicho a 40m. Empiezo yo y en el 2º parabolt se me va un canto y piro un poquito, bien empezamos, por lo menos la cosa ahora está más limpia. Paso el primer tramo en libre hasta situarme bajo la última placa, a tres parabolts de la reunión, con los antebrazos como bombonas y los dedos insensibles, toco un monodedo para ir a un buen agujero y... ya no puedo más, me cuelgo cual chorizo y me tomo un descaaaanso. Pero muy contento, he encadenado más de lo que esperaba. 



2º largo "el largo de cristal", 6b+/, reunión en una cómoda oquedad  a 40m. Sigo yo tras haber descansado mientras veía como Enrique saboreaba el menú degustación al rico hojaldre entre pasos de ballet. Precioso largo de continuidad, donde la mayoría de agujeros  son como geodas y casi todo el paño, está compuesto de macrocristales de calcita a lo Grimmstories, pero sin princesas, aunque de fondo, los cohetes, la banda de música y otros alboroques no faltan, como algo inherente a la comarca.



3er largo "el largo de la broma", 7a/A0, reunión a 25m. en una oquedad un poco volandera pero cómoda y a su derecha tenemos un descuelgue que accede al inicio del Gran diedro.
Sigue Enrique, lo de la broma, es porque le había dicho que era de 6b con un paso de A0 en un "supuesto" 8a, jejeje, nada más salir se topa con el 7a (yo ya ni me acordaba), que le cuesta vinagre y sudor pasar. Al fin pasa como puede. Yo consigo pasarlo en libre al 2º intento, ya me van pasando factura los apretones.




4º largo, "el largo de coral", 6b+/, reunión a 35m. en una gran repisa. 
Sigue Enrique, apretando ya de salida, poco más arriba la roca se transforma en una corteza gris super abrasiva y de puntiagudas gotas, típicas de estos paños tan adherentes en la zona. Con otro buen apretón a poco más de medio largo, que bien podría ser 6c.



Del rápel con cadena que hay montado como 4ª reunión, nos descolgamos 35m. hasta la mismísima y cómoda reunión de inicio del gran diedro.








5º largo "el Gran diedro", 7a, 40m. reunión de nuevo en la repisa de la que rapelamos, pero al otro lado, donde una blanca cruz metálica, visible desde el pueblo, denota la inficionante devoción que asola el mundo, entre otras cosas.



Salgo yo, por la harinosa y roma placa, cual engrudo fallero secado al sol y metiendo de vez en cuando hombro, pies y manos en el contrapuesto, lajado y un tanto descompuesto, canto del diedro. De vez en cuando, con espanto a veces, un bloque empotrado se nos cruza en el camino, de alguno de ellos tendremos que cogernos, algún otro da mucho miedo y parece mejor apretar por la placa. La mayor dificultad se concentra en la zona más vertical de la placa, que llega a desplomar bastante. Después se sigue por esta, obligado por la colocación de los seguros que nos hace separarnos del diedro.

NO FOTO
6º largo, 5º, 25m. último largo, con un par de pasitos que nos dejan en el filo ya para salir de la pared con una trepada fácil entre bloques.

Descenso hacia el sur, cruzando una pronunciada vaguada, y continuando en descenso suave en diagonal (marcas amarillas casi borradas), hasta un hito (60m. más abajo), donde está el rápel de la "Espolón PDP" (25m.), después un corto descenso andando (20m.) y otro rápel (15m.) que nos dejará sobre la repisa de salida de las vías de la Pancha, bordeamos la repisa hacia el Sur 10m. y hacemos otro rápel de 40m. (muy apurados), para descender al barranco de bajada hacia la pared de la pancha.

Vía larga de deportiva con mucho ambiente, 5 *****