El Gallego

Placas del Eco Aitana


El Gallego


15 de noviembre de 2014


Desde Polop dirección Guadalest, tras una curva, a la izquierda, sale un camino en pronunciada cuesta pavimentada de hormigón, después sigue de tierra con tendencia ascendente hacia el sur, pasando por delante de las imponentes murallas de Penya roc - Racó de Tovaines, y por el que llegamos a la "casa del señor", donde dejamos el coche sin obstaculizar accesos ni camino. 
Poco más adelante una cadena corta el acceso a vehículos, continuamos caminando por la misma pista que asciende por el margen derecho del barranco de Gulapdar, en dirección al coll del Llamp, poco más arriba asoman estas imponentes murallas superpuestas, destacando sobretodo el espolón más oriental de la parte superior, que recorre esta vía.
Hacia el valle, las vistas son preciosas, con la mole de la vertiente norte del Ponoig y Els Castellets, cerrando el barranco, formando el vano, por el que al fondo, podemos apreciar el valle del Guadalest y del Algar y como telón de fondo el Bernia.

Es la primera vez que vengo a escalar a este sector, para mi, tiene fama de muy exigente, en grado y exposición. Hoy vamos Enrique, Alejandro y yo. Parece que hace buen día, dejamos las chaquetas en el coche y subimos ligeros.

 Croquis de matxinklimb                               y de senderos de la roca

Abierta por: Yolanda Maestre, Nacho Valera y José Anaya















1er largo, 50m, 5º+. Empieza Enrique, con unos pasos finos de placa al principio, que luego irá tumbando y haciéndose un poco matujereta sobre una vira por la que nos situamos bajo la zona anaranjada de un evidente diedro sobre una  zona de gruyere.

2º largo, 50m, 6b/. Sigo yo al principio por placa, con tendencia en diagonal hacia la izquierda, para pasar por las grandes y crujientes coqueras que se interponen entre el gruyere y el diedro. Pasos de delicada roca hojaldrada, con escasos seguros fijos, que se pueden reforzar con material flotante. Sale evitando lo más desplomado, por la izquierda, a coger el diedro, de roca gris, bastatante más compacta y agradable al tacto, que la sección anterior, con buena fisura para la autoprotección.


3er largo, 50m, 5º+. Sigue Alejandro, al principio por una serie de poco definidas gradas herbosas, hacia la izquierda, para evitar por este lado y sobre roca compacta, el gran sostre anaranjado de encima nuestro.


El día sigue despejado y con sol, pero una frescachona brisa comienza a soplar, en la reunión mientras asciende el primero, nos  ponernos los impermeables para intentar detener la tiritona. Que frío, deeee repentetetete te!!!


Salimos al plató superior, por donde pasaremos de nuevo en la bajada. un venteado paseo entre romeros nos sitúa bajo el inicio del siguiente tramo. Un diedro - fisura muy evidente entre la lisa muralla de la izquierda y  el espolón.




4º largo, 30m, 6a+. Continúo yo por el sistema de fisuras, evitando lo mas desplomado, pasando a derecha por placa, y continuando por estupendas fisuras de autoprotección hasta la primera repisa que forma la parte más tumbada del espolón.




5º largo, 60m, 6b+/. Sigo yo saliendo por placa para coger una rota  fisura con algún bloque espeluznante,  donde autoproteger, para enseguida y evitando el gran techo, pasar por debajo de este por una fina placa donde algún seguro fijo, nos dará vidilla para no manchar el calzón. Después recto por lo menos desplomado, a una especie de canal-diedro muy amplio, donde supuestamente se monta volandera reunión, con el espit que nos encontramos, reforzándolo con un friend que entra a cañón. Decido que aquí los tres, nos vamos a reir mucho, colgados incómodos y con esa expresión ida que nos descubre el sarro, entre carcajada y castañeo, decido continuar y que sea lo que la cuerda quiera. Al final con un roce brutalísimo, monto reunión y parece que el frío, por fin se me pasa.

6º largo, 35m, 5º+. Sigue Enrique, saliendo por placa hacia la izquierda inicialmente, para después seguir recto por buena roca, que poco a poco va haciéndose más amable, hasta llegar a la zona de bloques y lapiaz de la arista cimera.

Arriba recogemos en un montón, quien lleva cuerda se tapa con ella, el que no, con las cintas y como puede, el frío es terrible. Subimos lo poco que queda de cresta corriendo, hasta poder tomar la canal de nuestra derecha, por la que descendemos y pasamos entre el contrafuerte inferior y el muro superior, y hasta que no llegamos a la base de la pared no aminoramos la marcha, aquí el viento ya no se nota, y la temperatura, vuelve a ser agradable.

Posiblemente sea la vía más fácil o más bien, factible del sector.
Vía 5 *****. Enhorabuena a los aperturistas


1 comentario:

  1. hombreeeee , buena via y muy buen recuerdo ,que bien lo pasamos

    ResponderEliminar